Abordando la Productividad Empresarial desde una perspectiva humana

3 claves para ayudar a las personas a ser más productivas

taller de productividad empresarial


Cómo definimos la productividad empresarial?

Hablar de productividad empresarial pareciera ser, para algunos, un concepto trillado, con mucho sentido pero carente de un método contundente que permita palpar resultados reales; mientras que para otros puede ser apasionante, retador y parte del diario vivir, una búsqueda incesante en la que siempre se quiere lograr más, con método, métricas y estrategias que realmente funcionan; y ésta es sobre todo una mirada de quienes están inmersos en el mundo empresarial principalmente en niveles directivos y gerenciales.
Lo anterior es obviamente una constante en la dinámica de cualquier negocio u organización en donde siempre se analizan los resultados que están mediados por los niveles de productividad, para lo cual se han desarrollado diversas estrategias, herramientas, software, tablas y una gran diversidad de métodos que se ajustan a cada tipo de empresa, a tareas y funciones específicas que requieren ser medidas y testeadas para ser realmente optimizadas.
Algunos teóricos definen la productividad empresarial como un método evaluativo, cuantitativo y cualitativo que permite evidenciar si una empresa logra o no los resultados más eficientes a un menor costo, con el fin de incrementar su valor en el mercado con la mayor rentabilidad posible.

 

Una perspectiva humana

Sin embargo, en estas líneas me gustaría abordar la productividad empresarial desde el punto de vista de la persona humana, de ese factor que hace que la productividad sea posible, porque en últimas ésta no puede hacerse realidad en tanto no existan personas que hagan que las cosas pasen, ese factor humano talentoso que desarrolla sus habilidades y las pone al servicio de la organización para que se cumplan sus objetivos misionales y estratégicos.
Esta reflexión responde en parte a las dinámicas empresariales de la actualidad y a los nuevos paradigmas que se han venido configurando en los últimos años, en los que se deja de ver a las personas como “máquinas de producción”, pasando a la idea del ser humano como centro de la organización. Con lo cual hoy en día no es raro ver que las empresas, inviertan en el desarrollo de su gente, lo que ha generado no solo la consecución de objetivos estratégicos, sino la obtención de alta rentabilidad organizacional, generando cambios sustanciales en la forma como se conciben las empresas, ya no como estructuras volcadas únicamente a los resultados económicos, sino también como un sistema capaz de gestionar conocimientos y potencializar su factor humano.
Así las cosas, hablar de productividad empresarial pensando en la persona como artífice de la misma, nos lleva a identificar los elementos que pueden llegar a determinar que un colaborador sea más productivo; implica un análisis de las habilidades, los motivadores, las capacidades y otras variables que pueden incidir en resultados óptimos; pero sobre todo lleva al líder a desarrollar acciones que hagan que su gente sea más productiva basado en esa lectura comprensiva que logra hacer de su equipo de trabajo.

 


 

En este orden de ideas, me permito proponer tres claves que ayudan a que las personas sean más productivas:

Mira el video de las tres claves si no quieres leerlo!

1. El líder debe ser un motivador constante del grupo:

Al hablar de esto no me refiero a que sea absolutamente necesario que el líder tenga que ser un gran orador, con un discurso motivador y una narrativa que empodere a las personas; basta con que sea capaz de validar y reconocer las cosas buenas que hace su gente, lo cual tiene un efecto muy poderoso en el cerebro de su equipo de trabajo, en tanto que, cuando el líder reconoce los aciertos y los valida, se segregan hormonas que hacen que la persona se sienta feliz y por lo tanto motivada. Lo anterior implica un ruptura de paradigmas y seguramente un giro en la forma en cómo nos comunicamos con nuestros colaboradores, y en la medida en que esto sucede más a menudo, estaremos entrenándonos para ver más las cosas buenas que los pequeños lunares o errores que se comenten y eso cambiará significativamente los niveles de motivación y productividad de las personas.

2. La organización  debe saber modernizarse:

Cuando me refiero a este término no estoy hablando de maquinaria o tecnología, sino de pensar la empresa en torno a las nuevas tendencias de gestión del factor humano; el cómo se concibe hoy en día a las personas en las organizaciones, lo cual ayuda a pensar en la relación que tiene la motivación con la productividad, la felicidad y el alto rendimiento empresarial y sobre todo cómo la persona deja de ser una máquina de producción para convertirse en un sujeto activo de la organización con habilidades y capacidades que lo convierten en el centro de la misma y por lo tanto en el “motor humano” que hace que las cosas pasen. Es así como esta “modernización” implica entrar en procesos de desarrollo humano, capacitación y formación en habilidades blandas, en formas diferentes de liderar, de gestionar el conocimiento y sobre todo generar una cultura organizacional basada en valores bajo un modelo administrativo centrado en las personas entendiendo la empresa como un sistema humano y vivo, capaz de trascender.

3. Debe desarrollar y explotar la creatividad:

Este es un tema que hace referencia a cómo se genera y gestiona el conocimiento en las organizaciones y sobre todo cómo se promueven escenarios y contextos ideales que desarrollen esa habilidad en la gente. Si bien es cierto que algunos estudios han demostrado que existen personas más creativas que otras, lo que sí es claro, es que todos los seres humanos tienen el potencial y en muchos aspectos de su cotidianidad han desarrollado procesos creativos. Ahora bien, puede decirse que la creatividad es el resultado de esos momentos de “iluminación” en los que salen ideas grandiosas que puestas en marcha llevan a procesos de innovación que resultan agregando valor a la organización. Sin embargo estas grandes ideas requieren de un escenario propicio para que puedan darse, así por ejemplo, usar juegos o estrategias lúdicas al inicio de las reuniones o juntas, puede ser de gran utilidad, en tanto que el cerebro experimenta desafíos mentales que hacen que se generen nuevas conexiones neuronales y por lo tanto nuestra gente empieza a ser un poco más creativa. También es importante crear encuentros de discusión sobre asuntos variados, diferentes a los laborales, proponer cosas como video foros, conversatorios sobre temas de interés, etc.; eso hace que se mejore la capacidad de análisis y por lo tanto la facilidad para generar procesos creativos, nuevas ideas o formas de hacer las cosas.

 

La acción hace la diferencia

Como dije al comienzo de este artículo, estas son solo algunas ideas, que si bien, parecen sencillas, son de gran impacto a la hora de incrementar los niveles de productividad de las personas en las organizaciones; incluso, la aplicación de estas ideas, puede generar la creación de programas y estrategias que se ajusten a cada empresa de acuerdo con sus necesidades y objetivos estratégicos, queda abierto el desafío a intentarlo y empezar a descubrir otras formas de incrementar la productividad de nuestros equipos de trabajo.

 

 

JULIAN APONTE
Consultor Senior
Facilitador Experiencial

 

Aser es una compañía que cuya misión es promover el capital humano de las empresas. Nos dedicamos a fortalecer las personas y los procesos que permiten a las empresas alcanzar de manera más rápida y efectiva, las metas que se han establecido. Hemos trabajado satisfactoriamente con más de 40 empresas, y estamos constantemente desarrollando e investigando nuevos métodos experienciales de desarrollo personal enfocado en la realización del individuo dentro de su grupo empresarial.


 

Si quieres conocer nuestros talleres para mejorar la productividad de tu equipo entra aquí!

close

Te gusta lo que ves? Ayúdanos a compartirlo!

Google+
Google+
https://aserexperiencial.com/productividad-empresarial
YouTube
LinkedIn
Instagram
Whatsapp